Capacitación: Inversión o Gasto

Actualizado: 23 mar 2020

Cuando en la empresa se habla de capacitar al personal, en la alta dirección llegan sentimientos encontrados. Por un lado, la ley nos exige a las empresas la constante capacitación del personal a fin de poder realizar de manera óptima y segura sus actividades. Pero además, todo empresario entiende que una persona que no está capacitada, es incapaz de ofrecer su completo potencial productivo, derivado a una falta de conocimiento, aptitudes o habilidades.


El argumento del empresario entonces es -"Invierto en la capacitación y luego ¡se me van!". Las personas no se van porque estén capacitadas. Se van porque una vez capaces de enfrentar los retos de mejor manera, y rendir mejores resultados, las empresas no recompensan esa mejora operativa y productiva con mejores salarios o con un plan de vida y carrera que les muestre el camino a crecer personal y profesionalmente.


Si como empresarios incorporamos la mejor práctica de capacitar a nuestro personal, usamos la "Meritocrácia" para establecer mejores salarios u oportunidades de crecimiento, y le mostramos al colaborador el camino, dentro de la empresa, en la que podrá alcanzar sus metas y sueños, no perderemos a ningún empleado, y por el contrario, ganaremos a un colaborador comprometido. Solo de esta manera transformaremos la capacitación en una inversión, dejando de ser un gasto.


Recuerda: tu peor escenario:

"No es que tu personal capacitado se vaya. Es que el personal no capacitado se quede"


Saludos


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo